Elecciones de Hobson para controlar el covid-19

«A través de la visión de los años, cualquier época menos la nuestra parece glamurosa y dorada. Añoramos el ayer y el mañana, sin darnos cuenta de que nos enfrentamos a la elección de Hobson… que el día de hoy, amargo o dulce, ansioso o tranquilo, es el único para nosotros. El sueño del tiempo es traidor, y todos somos cómplices de traicionarnos a nosotros mismos»

(Alfred Bester, La elección de Hobson, 1952)

El otro día volví a leer este relato de Alfred Bester y me di cuenta que es este último año y pico realmente hemos estado rodeados por elecciones de Hobson. ¿Cómo nos habrá afectado este tipo de decisiones? Bueno, de eso yo no tengo ni idea, así que cualquier comentario es bienvenido.

Origen

Thomas Hobson (1544–1631) fue un propietario de establos en Cambridge. Tenia 40 caballos y daba a sus clientes la opción de alquilar el caballo del puesto más cercano a la puerta o no tomar ninguno. De esta forma evitaba que siempre eligieran a los mejores caballos.

Es una elección «libre» en la que solo se proporciona una opción: tómalo o déjalo. Es un tipo de decisión habitual, incluso tiene un refrán:

Lentejas
comida de viejas
si quieres, las comes,
si no, las dejas.

El juego del ultimátum (teoría de juegos) es una forma de elección de Hobson. También unas elecciones cuando hay solo una persona candidata al puesto, como ocurre en algunas organizaciones.

persona en un bosque ante dos caminos

Elecciones de Hobson y covid

En relación con el covid-19, hemos tenido una serie de medidas que son elecciones de Hobson. La más reciente han sido las vacunas. Y es lo que más se parece a este tipo de elección: nos ponemos la que nos toca o ninguna (como los caballos). Es voluntario: podemos rechazar la vacuna, pero nos quedamos sin ella. Y si nos vacunamos, será la que sanidad haya elegido para nosotros a partir de los criterios que ha elegido (tramo de edad y situación de riesgo principalmente).

Otra elección de Hobson bastante clara ha sido el uso de la mascarilla: o salimos a la calle con ella o no salimos. No hay otra posibilidad.

Luego hay otro conjunto de medidas que no son exactamente elecciones de Hobson, porque sí tenemos opciones intermedias. Por ejemplo, los cierres perimetrales. Podría verse como «viajas dentro de la comunidad autómoma (o la provincia) o no viajas». Por el enunciado parece que es del mismo tipo, pero realmente tenemos opciones de viajar: limitadas, pero las tenemos. Lo mismo ocure con el toque de queda «sales hasta las 00:00 o no sales»; o con el control de aforos en locales o limitación de los grupos en reuniones: «sois menos de seis personas o no podéis estar juntas».

Se ha apelado de la responsabilidad personal, se achaca a la ciudadanía la aparición de brotes, de los contagios… pero ¿realmente ha sido así? ¿hemos podido elegir? ¿hubiera sido más efectivo otro tipo de estrategia? ¿hasta qué punto nos afecta el vernos obligados a una elección de Hobson en relación al covid-19? Tengo más preguntas que respuestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *